Sin asunto

Por: Jesús Morado

No es que me meta a ver qué es de tu vida o qué hacen juntos. Hace mucho que te superé y yo jamás haría algo así; me conoces. Lo que pasó fue que un día abrí Facebook y lo primero que me salió fue que tu prima, a quien según yo ya había borrado, le dio like a una foto que él, muy orgulloso, subió presumiendo los tres tristes globos y un Gansito con velas que le pusieron en el cubículo con motivo de su cumpleaños.

Tengo que aceptarlo; me ganó la curiosidad y entonces vi tu comentario en la foto: “Te amo osito”. ¿Neta?,  te creía más original que eso. En gustos se rompen géneros, lo sé, pero con todo respeto, ¿qué le viste?; no es tu tipo, no te veo con él a largo plazo. Sé que estás con él porque te ayudó a salir adelante cuando tú y yo nos separamos, que necesitabas a alguien y él estaba ahí. Fue tu salvavidas. Nadie llega a tu vida sin motivo, aunque llegue por accidente.

Por accidente, así me enteré de su fecha de nacimiento. 9 de octubre de 1972 a las 3:52pm en la Ciudad de México.

Por cierto, ¿sabías que el Registro Civil no expide copias de un acta de nacimiento que no es la tuya?

Podría quedarme callado, pero mis valores y principios me lo impiden. Yo no quería, pero después de meditarlo bastante, por fin me animé a escribirte este mail para ponerte al tanto de algo que averigüé y que no me deja estar tranquilo. Según su carta astral, tiene ascendente en Cáncer y además Plutón en casa 6 y, siendo éste el año del chango, la cosa se puede poner seria, te explico:

Todo apunta a que es muy probable que pronto se le presente un problema de salud. No me preguntes cómo lo sé, pero es casi un hecho que sea en forma de infarto al miocardio, de esos susceptibles a convertirse en mortales cuando alguien pasa, por accidente, un manojo de caléndula, hibisco y un huevo echado a perder frente a la foto del futuro infartado.

La verdad es que no le deseo el mal. De hecho, nunca he hecho nada por joderlo. Simplemente hay cosas más grandes que tú y que yo, y obviamente, que él. Está en manos del karma. Como siempre lo he dicho: “cuando te toca, aunque te quites”. Los tiempos de Dios son perfectos. Cuando una puerta se cierra, el universo entero se abre.

El otro día toqué la puerta de Doña Rosa, la del mercado; me dijo que no me sienta mal, que es lo que se merece, que ya está en manos de la Santa Muerte y también me dijo que San Isidro de cabeza limpia toda culpa; te lo recomiendo.

Yo no tengo problemas contigo ni con nadie, así que, cuando (desafortunadamente) él quede paralítico y tú, por fin, recapacites, con gusto te puedo llevar con alguien que puede hacerte una limpia energética. Sé que no crees en eso, pero siendo sincero, sólo así podría dejar todo atrás y perdonarte por completo.

Porque confío en nuestro amor, porque sé que aún me amas y que harás lo necesario para recuperarme y que seamos felices.

Te estaré esperando, bebé.

Te mando mucha luz y lo mejor de mí.

Namasté.

4 respuesta a “Sin asunto”

  1. Juro con la mano puesta en el corazón que no estoy taaan enferma como el relato cuenta, pero por alguna extraña razón me identifique con los dos primeros párrafos, continué leyendo, solo para imaginar a mi ex, leyendo ese mail con mi voz resonando en su cabeza, pero lo que me produjo una estruendosa carcajada fue leer al final la palabra Namasté, pues es una palabra muy emblemática para mi.

    Amé tu relato, mil gracias.

  2. No me ha pasado pero esta a punto de pasarme definitivamente brillante frío y conmovedor ya puedo imaginarlo yo allí tal cual su relato…!
    Exelente sencillamente,
    Exelente !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *