Salúdamela

Por: Jesús Morado

¿De qué te ríes?

¿Por qué revisas tanto el celular, como si te estuviera hablando de cualquier cosa?

¿Estarás subiendo a Instagram tu risotto?, ¿estarás tuiteando de las piernas del vino?, ¿de sus lágrimas o de las mías?

¿Con quién te mensajeas?

Seguro con él, ¿verdad?

¿Puedes dejarlo un momento, por favor?

Sabemos que, tan pronto termines tu copa, saldrás corriendo a encontrarlo, aunque te esfuerces por ocultarlo. Sé que mientes. ¿Ir a ver a tu mamá?, ¿esa que en todos estos años nunca te importó visitar?

Escúchame, te lo suplico.

Todavía estamos a tiempo. Bueno, si tú aún quieres. Porque yo sí. Yo siempre.

Dime en qué me equivoqué. ¿Qué hice mal?, ¿qué me faltó decir?, ¿qué tengo que cambiar?, ¿qué me tengo que cambiar para que me vuelvas a ver como ya no lo haces?,

¿para que me veas como ahora lo ves a él?

¿Qué necesito hacer para que él siga siendo un tipo cualquiera que le toma fotos a la comida y que escribe sobre las notas y las piernas del vino?, ¿para que no tome vino contigo mientras tu celular permanece clavado al fondo de tu bolsa?, ¿para que no le tome fotos a tus piernas?, ¿para que no sirva su copa una y otra vez en ellas?, ¿para que no escriba cómo vino?

¿Te gusta?, ¿es mejor?

Te juro que no. Que tú y yo siempre hemos sido. Bueno, que alguna vez lo fuimos.

Quédate. Quédate a mi lado. Quédate enfrente. Quédate encima de mí. Quédate debajo.

Como quieras. Como sea, pero quédate.

Quédate dentro de mí. Quédate en todo.

Es que sin ti, todo me sabe a nada.

Nada es igual, y todo es tan igual.

¿Qué dije?, ¿de qué te ríes?

¡Ah!, que ya se te hizo tarde, cierto.

Sí, salúdame a tu mamá, por favor.

Oye, ¿nos vemos pronto?, ¿cuándo te puedo ver de nuevo?

Bueno, está bien. Lo que necesites. Prometo respetar tus deseos. Voy a darte tu espacio.

Prometo darte todo el espacio que quieras.

Y prometo recuperarte el Cosmos, estrella por estrella, galaxia por galaxia, aunque esté hecho polvo.

Prometo llenar el vacío, prender el negro, pintarle colores y llenar de nuevo nuestr…

Sí, no te preocupes. Contesta. Cuídate por favor.

Salúdamela.

Una respuesta a “Salúdamela”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *