María

Por: Luis Ju

Marías, muchas; como tú, pocas.  Hija única, preocupona, terca, linda, de buen corazón, noble hasta el hueso, luchona, amiguera, mocha, fiel compañera y estricta; sólo tú.

¡Esa es mi madre!

Lo sigues siendo y lo serás por el resto de mis días. Día a día, por extraño que parezca, este retoño, sin ningún afán de copiar, se parece más a ti. En la forma de pensar, de actuar, de ser. No quiero alardear pero lo hiciste bien y, si le sumamos lo poco que he puesto de mi propia cosecha, ¡qué cosa!, ¡chulada de hijo! (Si no se echa porras este que escribe, pues quién, ¿verdad?) —Se convence este pollo que ya no es tan pollo y que ha llegado a ser un gallo muy cantor.

Sí María, ahí voy. Sano y estable como el tronco del pirul de la casa, creciendo en distintas direcciones pero con raíces bien puestas. Sembraste bien y regaste aún mejor.

Supiste elegir al jardinero que te ayudó. No está solo; hoy ha dado posada a este fiel peregrino que anda en búsqueda de nuevas creencias. ¡Ahí vamos! Somos un equipo.

¿Y es que cómo no? Tenemos unos integrantes maravillosos que, en conjunto, forman este jardín que ustedes soñaron y plantaron. Esas dos maravillosas plantas que me superan en edad siguen casadas con hombres buenos, que las quieren y procuran hasta desvivirse por ellas. Salieron buenos y eso que no los escogimos nosotros.

Y lo mejor; esas tres muestras de celebrar la vida que te decían Abu han crecido a paso veloz y sin jalón de correa, se están convirtiendo en pequeños capullos jovenzuelos que experimentan a flor de piel todas las estaciones e inclemencias que les ofrece la vida.

Tranquilidad inunda mi cuerpo. No hubo nada que no se haya dicho. Que no se haya comentado. Que no se haya discutido. Que no se haya peleado.  Que no se haya acordado.

Afortunado es este “pilón” que tiene escrito en los pliegues de la palma de su mano una M.

La M de su madre.

La M de su María.

¡Esa es mi madre!, la que me decía que cuando ya no estuviera iba a llorar.

2 respuesta a “María”

  1. Cuñado, te adoro y felicitó, eres ya un gran hombre, buen hermano y buen amigo, que tu Mami te siga protegiendo desde el cielo y que Dios ilumine tu camino, para que seas feliz!!!!

  2. Felicidades Luis Julián, se ve que si estás aptendienfo y muy bien ese verdadero arte que rs la buena redacción, y esas palabras que le dirijiste a tu querida mamá, se nota qud lohicuste con el corazón de un buen hijo, como son los tres que Ma.Adriana y Luis tuvieron y que nosotros los consideramos como parte de la familia, porque como sabes muy bien nuestras vidas han estado siempre muy juntas con la familia tuya. RECIBE UN ABRAZO.
    ATTE.Salvador Rocha González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *