Taller de perdón

Perdonar no significa justificar lo que sucedió, fuera lo que fuera. Tampoco significa negar lo que pasó, al contrario; el camino hacia el perdón comienza cuando nos damos cuenta, con toda nuestra consciencia, de que tenemos una herida.

El perdón no es un favor al malvado, sino una necesidad de la víctima para superar el dolor. Así que, ¿qué haces si tu padre fue asesinado?, ¿tu mujer te engañó con otro?, ¿tu mejor amiga te traicionó?: Escribes la historia para poder seguir viviendo.

En Té de querer utilizaremos los sentimientos nacidos de las atrocidades de las que hemos sido víctimas para crear literatura que nos acerque al entendimiento del perdón, no así al perdón, pues este es un regalo y como tal, tú decides cuándo y a quién dárselo.

“Perdonar es liberar a un prisionero y descubrir que el prisionero eras tú.” Lucas 6:37 Alquimia es convertir la causa de tu resentimiento en un motivo literario.